Archivo de la categoría: Postales filosóficas

Nunca entenderemos nada

frases-schopenhauer_0Del conjunto de su filosofía, que considero consistente y certera – sin suscribirla al cien por cien –, destacan de vez en cuando auténticas perlas que vale la pena recoger. Aquí una:

La solución real, positiva, del enigma de nuestra existencia debe consistir en algo que el intelecto humano no está en absoluto capacitado para concebir y pensar. De tal forma que si llegase un ser de una calidad superior y se esforzara al máximo para instruirnos, no podríamos comprender nada a través de sus introducciones, pues la solución sería trascendente, mientras que el intelecto es inmanente. (Trad. Adela Muñoz Fernández)

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Postales filosóficas

Somos inmortales (de alguna manera)

Todos lo hemos oído, y las personas avanzadas en años lo experimentan.

Sí, tengo x años, pero por dentro me siento como si tuviese veinte”, o “como cuando era niño”.

Por lo general, el anciano que afirma eso se cree un caso raro; imagina que los viejos son, por dentro y por fuera, tal como aparentan; que solo él constituye una excepción; que sí, que por fuera puede aparecer tan deteriorado como los demás, pero que en su interior guarda un tesoro que los demás no conocen: la fuente de la vida intacta.

Llegar a la conclusión de que ese sentimiento no es original ni privativo de uno, sino que es general y obligado en todos puede llevarnos a otra conclusión más sorprendente (sorprendente desde el punto de vista del positivismo moderno). Y es que de alguna manera sí somos inmortales. Mi amigo, el doctor Schopenhauer, lo expresa así:schop. com

Cuando uno logra alcanzar una edad avanzada siente, empero, todavía en su interior que sigue siendo exactamente el mismo que era cuando joven, incluso cuando niño: esto resulta invariable, pues el núcleo de nuestra esencia permanece con frecuencia el mismo y no envejece con el tiempo, ya que no está en el tiempo y resulta, por tanto, indestructible. (Trad. Adela Muñoz Fernández)

6 comentarios

Archivado bajo Postales filosóficas

El juicio sobre este mundo es este mundo

juicio2

Esta es la sentencia más valiente y atroz acerca de este mundo y de la historia que en él vivimos.

El juicio sobre este mundo es este mundo significa que no hay que buscar razones ni justificaciones ni esperanzas. Hay lo que hay, y punto.

El juicio sobre este mundo es este mundo significa que no ha de haber un juicio final en el que hayamos de ser juzgados por alguien o algo exterior a nosotros; significa que nosotros mismos nos juzgamos con los actos de cada día.

El juicio sobre este mundo es este mundo representa un portazo en las narices de la metafísica. Todo se dirime aquí y no hay más instancias a las que apelar.

El juicio sobre este mundo es este mundo es un varapalo a la idea humana de la justicia. Todo lo que ocurre es justo. No hay otro criterio de justicia.

El juicio sobre este mundo es este mundo significa que la existencia universal no tiene más sentido que su propia existencia.

El juicio sobre este mundo es este mundo es una proposición filosófica tan válida, o inválida, como cualquiera otra. juicio filósofos

Deja un comentario

Archivado bajo Postales filosóficas

Pensamientos a pares VII

napoleón

43

Exigente con uno mismo, tolerante con los demás.

Tolerante con uno mismo, exigente con los demás.

Tolerante con uno mismo, tolerante con los demás.

Exigente con uno mismo, exigente con los demás.

Estas son las distintas actitudes vitales. La primera es la más sabiamente humana. La última es, en mi opinión, la peor.

44

La idea del destino presidió la Antigüedad y se prolongó durante siglos bajo el nombre cristiano de Providencia. Hasta que llegó Napoleón y dijo: el destino es la política. Hoy existe la sospecha de que el destino es el mercado.

No es que los antiguos creyesen en el destino, es que lo veían ahí, como vemos el Sol.

45

El escritor no puede pensar en otros destinatarios de su obra más que en aquellos que se le parecen. Si escribe para convencer a extraños, será un vendedor, un político. El escritor auténtico escribe siempre to the happy few.

Preguntar a un escritor, de los de verdad, por qué escribe es como preguntar a un niño por qué juega.

46

Llamo escritor de verdad al que lleva dentro de sí la fuente de la creación, a diferencia del que husmea tendencias o consulta con el editor antes de ponerse a escribir.

El escritor de verdad adapta para sí la máxima de los antiguos navegantes (Navigare necesse est, vivere no est necesse): Escribir es necesario; vivir no es necesario.

47

Las artes viven todavía en la era romántica. Por lo que parece, la subjetividad ha acabado devorando a la objetividad.

El que escribe solo “para expresarse” será un buen “expresador”, no un artista. El arte es otra cosa, de la que forma parte aquella objetividad casi olvidada.

48

Una novela es un objeto verdadero; un relato histórico es, en su mayor parte, fantasía.

Es mucho más honrado, y más certero, escribir una novela que especular sobre las intimidades de personas reales.

49

La fuerza de la moda o de las tendencias dominantes es siempre más poderosa que la de los códigos vigentes.  

La razón nada puede contra el dictado de los tiempos. Es la lucha entre la pálida abstracción del pensamiento y la fuerza torrencial de la vida. 

( Ver anteriores)

Deja un comentario

Archivado bajo Postales filosóficas

Pensamientos a pares VI

exxtraterrestres

36

Puedo elegir lo que quiero, pero no lo que me impulsa a querer lo que quiero.

La libertad tiene cien caras o versiones. La mayoría, falsas.

37

Una visión pesimista del mundo, más que describirnos el mundo, nos informa sobre la persona que la tiene.

Una visión optimista del mundo, más que describirnos el mundo, nos informa sobre la persona que la tiene.

38

Hay dos clases de males: el mal que reparte la naturaleza y el que causan los malvados. Con todas sus dificultades, es más fácil luchar contra el primero.

El “buenismo” es una palabra inventada por los que practican el “malismo”. (La bondad sospechosa)

39

En la Antigüedad se aparecían los dioses. En los siglos cristianos se aparecían Jesús, la Virgen y los santos. En la era tecnológica se aparecen los extraterrestres. Siempre esclavos de los mitos del siglo.

Cada época tiene su realidad (y su imaginación) indiscutible. Es imposible ver otra distinta desde el interior de la misma época, por muy real que sea.

40

Es evidente que la muerte es un final. Que sea el final depende de los gustos o anhelos del observador.

La esperanza es la virtud de aguardar algo que se sabe que es casi imposible que se presente.

41

Para escribir esto pienso, es decir, procuro someter los procesos mentales a una disciplina.

Por lo general, somos pensados: los pensamientos campan a sus anchas por la mente, sin tenernos apenas en cuenta.

42

No hay ejercicio más sano para el bien de la humanidad que ponerse en el lugar del otro.

Si pudiésemos ver lo que en realidad hay en el interior del otro cesarían las envidias y los odios. Y una inmensa compasión inundaría el mundo de lágrimas.

(Ver anteriores)

2 comentarios

Archivado bajo Postales filosóficas

Pensamientos a pares V

tempus edax29

La sana equidistancia no consiste en situarse entre el criminal y el policía – situación muy peligrosa -, sino en procurar mantenerse igual de lejos del uno que del otro.

El sano relativismo no consiste en pensar que todo vale lo mismo, sino en saber cuestionar el valor de cada cosa según el contexto y la relación con las demás.

30

Nada es como se espera; ni como se teme.

Un deseo satisfecho es una ilusión perdida.

31

El tiempo somos nosotros. Cada ser humano es el tiempo

¿Hay algo después de la vida? Pregunta vana. Con la vida se acaba el tiempo. Y fuera del tiempo no hay antes ni después.

32

Toda época tiene su marco incuestionable. En la Edad Media, la religión revelada; en la sociedad moderna, el progreso y la democracia. Cuando el marco se rompe, se cambia de época. Oigo crujidos.

Hay (idealmente) dos clases de eternidad: el instante presente detenido y la sucesión infinita de instantes

33

Cuando no se aplica a las cuestiones básicas de la vida, el pensamiento es un lujo peligroso.

Pero también, una aventura apasionante. Como el alpinismo, supongo

34

Dirigimos la vida tanto como dirigimos el sueño.

No es lo mismo la vida que el sueño. La vida creemos entenderla.

35

Hace cien años yo no existía, y me parece normal. Dentro de cincuenta años no existiré, y me cuesta creerlo. Algo anda desajustado.

El ser humano se siente imperecedero sabiéndose perecedero. No hay manera de conciliar eso.

(Ver anteriores) (Ver siguientes)

1 comentario

Archivado bajo Postales filosóficas

Pensamientos a pares IV

pensador rodin

22

Un ser humano, solo, es siempre la mitad de un ser humano; acompañado, es con frecuencia un ser humano dañado.

No solo se promete con palabras. El amor se presume eterno. (Dido y Eneas)

23

El artista es un sádico. Lo que en realidad pretende es producir emociones, conmociones; perturbar. Solo cuando lo consigue se siente satisfecho.

El llamado efecto catártico del arte consiste en la inmersión en la realidad profunda, provocada por la realidad fingida de la obra artística.

24

El sentido del humor es eso que uno tiene y que a los otros les falta.

Las religiones no tienen sentido del humor. Cualquier fisura causada por la menor sonrisa podría provocar una catástrofe. (El humor bien entendido.)

25

La rutina o el abismo.

La enorme tarea de despertar por la mañana para reencontrar el mundo.

26

La gente es un ente colectivo zafio, malvado y estúpido, formado por todos los que no son yo y los míos. (¿Quién es la gente?)

La ironía consiste en narrar como cierto y normal lo que todo el mundo sabe que es cierto y absurdo.

27

Estos pensamientos son referencias que voy colocando para situar mi mundo.

Nunca sabré si mi mundo es el mismo mundo de los otros. Solo sé que es parecido al de los artistas (escritores, músicos) que me han subyugado.

28

Poeta: el que busca las mejores palabras para expresar con eficacia las cosas esenciales.

Filósofo: el poeta que cree en la realidad de sus ficciones. (A. Machado

(Ver anteriores) (Ver siguientes)

Deja un comentario

Archivado bajo Postales filosóficas