Todo lo grande educa

La conversación se inclinó entonces a Byron y a sus obras y Goethe tuvo una vez más ocasión de repetir algunas de sus habituales manifestaciones sobre este poeta, reconociendo y admirando la grandeza de su genio.

– En todo lo que Vuestra Excelencia dice sobre Byron -repuse yo – estoy de acuerdo de todo corazón; no obstante, por muy grande y trascendental que sea su genio, dudo mucho que de sus obras se pueda sacar un verdadero provecho para la cultura humana.

– No puedo estar de acuerdo con usted – respondió Goethe -. La audacia, el valor y la grandiosidad de Byron ¿no son acaso una lección de cultura para los hombres? Guardémonos de educarnos en lo que es exclusivamente puro y moral. Todo lo que que es grande puede tener un valor educativo, con tal que sepamos descubrir en ello la grandeza.”

Conversaciones con Goethe, por J.P. Eckermann (16 diciembre 1828), Trad. Jaime Bofill y Ferro. Editorial Iberia, Barcelona, 1956.

Deja un comentario

Archivado bajo Escritores vivos

Deja un comentarioCancelar respuesta