Mundo, Demonio y Fausto (escena2 de la jornada tercera)

paris barrio latNoche. Casa de Margot -inmenso loft- en el Barrio Latino. Concurrencia de personas de todo tipo, principalmente artistas, intelectuales y gente de nuevas y novísimas profesiones. Deambulan o permanecen de pie hablando en pequeños grupos. Luz tenue. Música suave, sincopada. Las altas paredes, tachonadas de pequeños televisores funcionando. En unos se ven documentales sobre animales exóticos y más bien viscosos; en otros, diferentes momentos de El corazón amargo de la ciudad. Ante uno de éstos Fausto mira atento:

Entre la pantalla y Fausto se interpone Catherine.

CATHERINE.- ¿Te interesa mucho?

FAUSTO.- Era el objeto de la conferencia ¿no?

CATHERINE.- ¿Y qué conclusiones sacas?

FAUSTO.- No sé. Esta extraña mezcolanza que advierto en todas partes entre lo riguroso y lo banal me confunde, me desconcierta.

Se acerca el doctor Kerenski, que ha oído las últimas palabras de Fausto.

KERENSKI.- Es el signo de nuestro tiempo: profundidad sobre banalidad. ¿Ha leído usted mi ensayo Indagaciones sobre una viruta?

FAUSTO.- No, lo siento.

KERENSKI.- No lo sienta, hombre. Y no hay que olvidar el otro aspecto, el otro signo de nuestro tiempo: banalidad sobre profundidad. ¿Ha leído usted mi ensayo Desmontando el ser en seis días?

FAUSTO.- No, lo siento.

KERENSKI.- ¿Pero qué carajo lee usted, buen hombre?

FAUSTO.- Estoy leyendo las aventuras del caballero don Quijote.

KERENSKI.- Quijote, ilusión, zas, cataplasma, difícilmente ecránico, abur.

Kerenski retrocede y se pierde entre la multitud. De un grupo próximo destaca una voz de mujer.

LOCALIZADORA (DE ESCENARIOS).- Hace tiempo que lo veníamos diciendo mis hermanas y yo. ¿Por qué nadie nos hizo caso?

DESLOCALIZADOR (DE EMPRESAS).- Demasiadas hermanas para un mismo evento. Tendrías que haberlo previsto.

CONECTOR DE SINERGIAS.- Suerte que Margot está siempre en todo. ¿Quién no ama a Margot?

EVENTISTA.- Es el ángel de la transgresión, la copiloto de la recta final. ¿Quién no ama a Margot?

LANDARTISTA.- Se transgrede respetando, se respeta transgrediendo.

CONECTOR DE SINERGIAS.- Transgredir es conocer, destruir es crear…

LOCALIZADORA.- ¡Lo que faltaba! Yo hablaba de mis hermanas.

DESLOCALIZADOR (a Conector de Sinergias).- Alguien debiera advertirla…

CONECTOR DE SINERGIAS.- Es una mujer muy emotiva, hay que comprender.

DESLOCALIZADOR.- Por cierto, eso de la recta final…

EVENTISTA.- Una metáfora, sólo una metáfora…espero. ¡Mirad! ¡Ahí viene!

Desde el lejano fondo de la sala, deslizándose suavemente sobre patines de ruedas, avanza Margot.

CORO DE INTERIORISTAS

Rompiendo rojos y azules,

sesgando planos y rectas,

la videncia de Margot

centellea, centellea.

CORO DE DJS

Ecualiza los talones,

sorprendiza la mixtura,

su son es todo los sones,

Margot de las exposuras.

CORO DE LANDARTISTAS

Ocre rojo bermellón,

aire lluvia tierra gris,

otra mañana del mundo,

Margot reina de París.

Otra patinadora avanza en dirección contraria (18 años, estética okupa, pequeña mochila al hombro). Al quedar frente a frente, las dos patinadoras empiezan a trazar círculos y espirales mientras se hablan.

MARGOT.- Tiempo que no te veo, Iris, hija.

IRIS.- He llegado de Bhután.

MARGOT.- ¿Diste a los monjes mi obsequio?

IRIS.- Bien obsequiados están.

MARGOT.- ¿Dónde vas con tanta prisa?

IRIS.- Peligra la okupación, llevo víveres y aliento a los compas que resisten. Hoy la pasma atacará.

MARGOT.- Dadles leña. Dadles leña. Abajo la represión.

CORO GENERAL

Abajo la represión

del inmundo polizonte,

del burócrata casposo,

del espeso oficinista

con su sello y con su tinta,

con su sello y con su tinta

y su tampón.

Viva la libertad

de los amos de la noche

de los magos de la nada,

del artista estilitista,

del caviar eventista,

del caviar eventista

y su esturión.

Iris se va. Fausto y Catherine se van desplazando entre la concurrencia.

FAUSTO.- A lo largo de mi vida, más diversa y extensa de lo que puedes imaginar, he estado en lugares muy extraños, tanto en el norte como en el sur (incluido algún aquelarre), pero nunca había visto reunión tan curiosa como ésta. ¿Conoces a toda esta gente?loft party

CATHERINE.- A algunos.

FAUSTO.- ¿Qué son? ¿Qué pretenden? ¿Qué es lo que les une?

CATHERINE.- Haces unas preguntas muy extrañas. Todo el mundo es lo que es más lo que quiere aparentar.

FAUSTO.- Sí, pero lo que me gustaría averiguar es si buscan algo en común o si los ha reunido el azar.

CATHERINE.- Lo que te gustaría averiguar es el secreto de la sociedad humana, nada menos.

FAUSTO.- El secreto de la sociedad humana lo conozco bien. Sólo hay tres fuerzas que obligan a los seres humanos a ligarse entre sí: la necesidad, el interés o el amor.

CATHERINE.- Juzga tú mismo.

FAUSTO.- Supongamos que en este caso es el interés…

Topan con el doctor Kerenski.

KERENSKI.- Quería decirle, caballero, que sus intereses son bastante extemporáneos. Hasta en el modesto barrio de Buenos Aires de donde procedo florece el árbol del posmodernismo. Y usted, ¿de dónde procede, si se puede saber?

FAUSTO.- Del corazón de la vieja Europa.

KERENSKI.- ¿Judío también, por casualidad?

FAUSTO.- No. Pagano con túnica cristiana.

KERENSKI.- No le he visto bien la túnica…Y eso de pagano, ¿en qué consiste?

FAUSTO.- En obedecer a las fuerzas de la naturaleza y en doblegarlas obedeciéndolas.

KERENSKI.- Ah, ya, el progreso. Se ha demostrado que el progreso no existe, que fue un invento de la modernidad para desviar la atención.

FAUSTO.- Desviar la atención, ¿de qué?

Interviene el doctor Magritte, que pasaba por ahí.

MAGRITTE.- De qué va a ser, hombre. De la imparable disolución del yo, que entonces se iniciaba.

FAUSTO.- Y esa disolución, ¿continúa?

MAGRITTE.- Imparablemente.

FAUSTO.- ¿Y tendrá éxito?

MAGRITTE.- Total.

KERENSKI.- De hecho, el yo ya no existe. Ha sido sustituido por la multiplicidad anárquica de las particularidades surgidas de la fragmentación del sujeto.

FAUSTO.- Pero, yo, yo…

MAGRITE.- No sea ingenuo, hombre. Ese yo que usted pronuncia es sólo un soplo de voz sin relación alguna con la realidad.fragmentación del yo

De pronto, se impone la voz potente de un hombre (gurú Comar), que habla en medio del grupo vecino.

COMAR.- Las jerarquías que gobiernan el departamento elemental de los naranjos son las mismas que gobiernan todos los movimientos económicos y monetarios de la especie humana. Pero yo os digo que, cuando las criaturas de los naranjos nos tienen sometidos a pruebas, podemos salir triunfantes con la magia elemental de los granados…

KERENSKI. – No le presten atención. Conozco bien al gurú Comar, que por cierto no se llama así. Crecimos en el mismo barrio.

FAUSTO.- ¿Tiene algún sentido lo que dice?

KERENSKI.- Por supuesto, pero incurre en un error muy grave…

MAGRITTE.- Mentar la economía.

CATHERINE.- Pues a mí me ha parecido lo único real que…

MAGRITTE.- Que la economía es real nadie lo discute.

Interviene el Deslocalizador, que pasaba por ahí.

DESLOCALIZADOR.- En efecto, pero no se puede mezclar espíritu y economía. Economía y espíritu son mundos radicalmente diferentes.

MAGRITTE.- Ese fue el gran error de Marx.

KERENSKI.- Error que todos los intelectuales habíamos advertido desde el principio.

MAGRITTE.- Por eso, hoy se puede decir, sin faltar a la verdad, que en Europa nunca hamarx habido un sólo marxista.

CATHERINE.- Perdone, pero en la Universidad de Deux-aspects, donde yo he estudiado…

MAGRITTE.- Conozco la Universidad de Deux-aspects, muchacha, y sé lo que puede dar de sí. Hay gloriosas excepciones, claro, como tu padre y el doctor Dupêcher.

Irrumpe el Eventista, muy excitado.

EVENTISTA.- ¿Es verdad lo que dicen? ¿Que viene? ¿Que ya está aquí?

MAGRITTE.- ¿Quién viene? ¿Quién está aquí? Y tranquilízate, muchacho.

EVENTISTA.- Él, el…no puedo creerlo.

El Eventista se va corriendo a interrogar a otros grupos.

FAUSTO.- ¿Se espera a alguna visita importante?

KERENSKI.- ¿Qué significa importante? Todas y cada una de las personas que estamos aquí somos…importantes, como usted dice. (a Magritte) No sé a quién se puede referir…Como no sea…

MAGRITTE.- ¿Estás pensando lo mismo que yo?

KERENSKI.- Sí, pero me extrañaría mucho. Yo no le he visto nunca.

MAGRITTE.- En realidad nadie le ha visto.

KERENSKI.- Y sin embargo, su fama es absoluta.

MAGRITTE.- Todos quisieran parecerse a él.

FAUSTO.- Perdonen que insista, pero de sus palabras deduzco que se trata de una personalidad muy destacada que ha anunciado su presencia.

Kerenski y Magritte cambian miradas y sonrisas cómplices y burlonas.

KERENSKI.- Yo no creo que “personalidad muy destacada” sea la mejor manera de definirle.

MAGRITTE.- Y tampoco suele anunciar nada. Simplemente, expone.

KERENSKI.- Eso es, no anuncia, sino que denuncia; no propone, sino que expone, o más ajustado sería decir que descompone. Es el modelo ideal del arte de nuestros días.

FAUSTO.- Entonces, se trata de un artista…

MAGRITTE.- Si quiere llamarlo así…

Magritte y Kerenski son atraídos por lo que se habla en el grupo vecino, momento que aprovecha Catherine para tomar del brazo a Fausto y alejarse con él unos pasos.

CATHERINE.- No deberías seguirles el juego. Intentan burlarse de ti.

FAUSTO.- Burlarse de mí, ¿cómo?

CATHERINE.- Se dan cuenta de que no eres de su mundo…Es algo estúpido, lo sé…pero no me gusta verte en esta situación. A veces me pareces tan ingenuo, tan indefenso…

FAUSTO.- ¿Cuál es su mundo? ¿Eres tú de su mundo?

CATHERINE.- No sé… supongo que sí… es inevitable. Pero al principio, era todo tan distinto… Crecí en un ambiente donde todo aspiraba a la catherine 2coherencia, donde todo tenía o podía tener una explicación racional, donde el triunfo era fruto exclusivo del esfuerzo y nada que valiese la pena podía ser fruto del azar. Pero de repente, o poco a poco, ya no recuerdo, el panorama cambió radicalmente, el mundo dejó de ser racional para convertirse en una olla de grillos de palabras vacías. Todo sirve, todo vale lo mismo, no hay mayor o menor sustancia, sino mayor o menor resonancia. No sé si me entiendes…

FAUSTO.- Perfectamente. Y te diré una cosa: que mi curiosidad infatigable no advierte en ese mundo, en este mundo que ahora nos rodea, nada, absolutamente nada que parezca del menor interés. De buena gana me iría ahora mismo, aunque…confieso que me gustaría descifrar antes el curioso enigma del personaje anunciado. ¿Lo conoces tú? ¿Sabes a quién se refieren?

CATHERINE.- Sí, creo que sé a quién se refieren…No, no lo conozco, en realidad nadie lo conoce…pero todos se mueren por imitarle.

FAUSTO.- ¿Puedes decirme ya de quién se trata?

CATHERINE.- No, si eso alimenta tu pizca de curiosidad y sirve para retenerte aquí…

FAUSTO.- Mira, esos parecen muy excitados. Quizá saben algo.

Fausto y Catherine se acercan al grupo.

DJ.- Lo más más que yo recuerdo lo viví en Liverpool, en la discoteca Pull-up. Veinte djs y un cuarteto de cuerda…

BROCKER.- El cine es un arte muerto. Su deuda es enorme, al teatro, a la novela, a la fotografía, al circo…nunca podrá…

LOCALIZADORA.- Un arte que da cobijo a lo transgresivo no puede…

LANDARTISTA.- Lo más más que yo recuerdo lo viví en el oeste de Canadá: toda una montaña envuelta en papel satinado, esquiada arriba y abajo por figuritas de Lladró.

CONSULTOR.- El texto es el cáncer del teatro. Mientras no se extirpe el texto el teatro será un muerto viviente, incapaz de romper…

MUERTO VIVIENTE.- Yo, que he pasado todas las fronteras, os aseguro que en el polvo blanco está el principio y el fin de todas las cosas. ¡Al Diablo con las autoridades sanitarias!

FUMADOR ANTIGUO.- Cada vez que miro mi paquete de tabaco puedo leer mi futuro. ¡Ya paso de tarot!

TAROTISTA.- Sexo, drogas y rockandroll son arcanos de otro tiempo. ¿Cómo transgredir la transgresión?

CHAMAN.- El círculo se cierra. Invoquemos al poder que rompe el poder que rompe los poderes.

Fausto y Catherine se apartan del grupo.

FAUSTO.- Nada, parece que no hay indicios.

CATHERINE.- Yo creo que sí vendrá. Tengo la sensación de que el ambiente está preparado.

FAUSTO.- ¿En qué lo notas?

CATHERINE.- No sé…esa excitación difusa, esos continuos y extraños movimientos de la gente, esa manera de hablar, como si cada cual hubiese de pronunciar su sentencia definitiva…¿No sientes tú algo especial? ¿No sientes nada?

FAUSTO.- Siento sed. Tenía entendido que en este tipo de reuniones se tomaba algo.

CATHERINE.- Por supuesto.

FAUSTO.- Pues por aquí no he visto nada.

CATHERINE.- Pues yo antes he visto un camarero.

FAUSTO.- ¿Un camarero?

CATHERINE.- Sí, parece raro en un sitio como éste. Pero lo he visto. Llevaba una chaqueta roja y una gran bandeja vacía que movía con soltura.

FAUSTO.- ¿Una chaqueta roja?camarero chaqueta roja

CATHERINE.- Sí.

FAUSTO.- ¡Un camarero con una chaqueta roja!

CATHERINE.- Sí, ¿qué pasa?

FAUSTO.- Nada, nada…¡ja!…¡ja, ja!…¡ja, ja, ja!…¡ja, ja, ja, ja, ja,….!

Fausto ríe de manera incontenible. Se acercan Kerenski y Magritte.

KERENSKI.- Al menos hay alguien que se lo pasa realmente bien.

MAGRITTE.- Qué quieres que te diga… yo sólo veo un reflejo nervioso claramente ante-posmoderno.

KERENSKI.- No digo que no…(mirando a Fausto con cierta admiración o envidia) (¡Huevudo el tipo!).

Se alejan los dos.

FAUSTO.- ¡Ja, ja, ja!…..Ya tengo la solución del enigma.

CATHERINE.- ¿Del personaje? Pero si tú no puedes conocerlo…

FAUSTO.- ¿Que no? Antes de que todos estos monos y papagayos viniesen al mundo él ya tenía pensado el evento.

Un sonido estridente y alargado, de sirena de fábrica antigua, se impone sobre el rumor general. A continuación, una voz, femenina pero metalizada, se difunde por todo el espacio: Margot, sobre sus patines y con un altavoz de mano, va anunciando el evento mientras se desliza entre la concurrencia.

MARGOT.- ¡El Gran Transgresor! ¡Ha llegado el Gran Transgresor! Reuníos todos. Un espectáculo único, irrepetible en la historia ético-estética de la humanidad. ¡El Gran Transgresor! ¡Está con nosotros el Gran Transgresor!…

La luz se hace aún más tenue. La multitud se mueve nerviosamente de un lado a otro, formando oleadas que se entrecruzan. Apenas hay palabras. Como suaves murmullos, se oye de vez en cuando: “es cierto”, “está aquí”, “no lo puedo creer”, “dónde, dónde”. De repente, unos potentes focos iluminan el centro de la sala. La música, sincopada, va subiendo de volumen. Todos pretenden acercarse a la zona iluminada. Empujones, codazos, pisotones, algún insulto. Fausto y Catherine no se mueven de donde están, no lejos del centro iluminado.

CATHERINE.- Casi da miedo.

FAUSTO.- ¿Miedo dices?

CATHERINE.- Enrique, dime la verdad, ¿tú lo conoces? ¿Conoces al Gran Transgresor?

FAUSTO.- Mucho tiempo hace que lo conozco, aunque no por ese nombre, que por cierto no le va nada mal. Y tú…

Aumenta el volumen de la música, de modo que las palabras se hacen inaudibles. Una figura humana, sostenida por una plataforma, emerge lentamente bajo la luz de los focos. Una amplia capucha le oculta casi todo el rostro, y una larga capa le cubre todo el cuerpo hasta los pies. Alcanzada la altura de un palmo sobre las cabezas más altas, la plataforma se detiene. La figura humana, o sea, el Gran Transgresor, alza los brazos. La histeria se desata: gritos, silbidos, aullidos. El Gran Transgresor pide calma y silencio con las manos abiertas. Se hace el silencio. Baja el volumen de la música. Cesa por completo. Silencio total. El Gran Transgresor recoge con las manos los faldones de la capa y se la arremanga, quedándose desnudo de cintura para abajo. El panorama que ofrece es a la vez natural y contundente. Un largo escalofrío recorre las epidermis de la concurrencia. El Gran Transgresor se pone en cuclillas, el codo apoyado en la rodilla y el puño en la frente, como sumido en profunda meditación. El Gran Transgresor empieza a defecar. Sigue defecando hasta formar deposiciones de tamaño considerable. Conmoción entre el público: gritos, silbidos, aullidos, algún desmayo. El Gran Transgresor se endereza, recorre con la mirada la concurrencia hasta que descubre a Fausto y Catherine. Sonríe maliciosamente.

GRAN TRANSGRESOR-MEFISTO.- No sé a qué tanto alboroto. Si ya lo decía el sabio (mira las deposiciones):  TODO LO QUE BUSCAS ESTÁ DENTRO DE TI.

gran transgresor

De Mundo, Demonio y Fausto

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Opus meum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s