Hacer el amor o el sentido de las palabras

bettina

Las palabras, las frases hechas, no siempre significan lo mismo, ya se sabe. Ni en el espacio ni en el tiempo. Un semiólogo o un gramático – si es que existe esta denominación todavía – podría extenderse sobre el tema ad infinitum. Yo, como no soy ni lo uno ni lo otro, no me extenderé, sino que me limitaré, que es lo que todo escritor debe hacer.

En la biografía de Bettina Brentano escrita por Carmen Bravo-Villasante y publicada en 1957 se dice en cierto punto “Su madre Maximiliane La Roche, a la que Goethe hizo el amor en los años…”. Ante esta frase, el lector actual puede entender fácilmente que los personajes citados tuvieron relaciones sexuales. ¿Cómo, se diría entonces el lector bien informado, doña Carmen, propagandista de los amantes apócrifos? maxim de la rochePorque es sabido que ni Goethe era un don Juan, ni hizo otra cosa que pretender a Maximiliane en vistas a un posible futuro matrimonio, que es lo que correctamente habría entendido un lector de la primera mitad del siglo pasado. Por cierto, parece que lo único físico que Goethe consiguió de Maximiliane fueron los ojos, que le robó para ponérselos a la Lotte del Werther, y es que los escritores son muy vampiros.

Dice Wikipedia (Biblia cultural de nuestro siglo): “Hasta mediados del siglo XX, esa expresión estaba reservada para el galanteo”. ¿Cuándo y cómo se produjo el cambio de significado? Por lo general resulta difícil precisar el momento de transición, y es que la evolución suele ser lenta. Pero en este caso parece bastante fácil. Yo creo que se produjo a mediados de la década de 1960. Con ocasión de la guerra de Vietman y la aparición de los modernos movimientos contraculturales (hippies en primer término), se divulgómake love por todo el mundo el eslogan pacifista Make love not war, emitido e interpretado en el sentido más transgresor posible, es decir, sexual. En este mismo sentido make love pasó en traducción literal al castellano (haz el amor), desplazando al antiguo que, dicho sea de paso, se ha quedado sin denominador normal – ¿quién se atreve a decir hoy “galantear” o “cortejar”? – quizá porque el hecho denominado ha dejado también de existir.

¡Es tan difícil leer un texto sin caer en las trampas que el paso del tiempo va tendiendo a las palabras!

Y pienso entonces en el relato de Borges Pierre Menard autor del Quijote. Pero me limito.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo La letra o la vida

5 Respuestas a “Hacer el amor o el sentido de las palabras

  1. eugenia

    Bueno, creo que las palabras siempre son el reflejo o mejor dicho, la forma de nombrar las cosas que suceden aquí y ahora. En ese sentido, y dada la rapidísima evolución de los avances tecnológicos y su impacto en los valores y comportamientos sociales, las palabras, quizá continúen manteniendo una “vida secreta”, pero desde luego su significado no va a perdurar por mucho tiempo.
    Personalmente crecí y me educaron en las postrimerías del cortejo y de la galantería. Las muchachas de hoy no saben lo que se pierden…. ni los hombres tampoco.

  2. Sí. Esa expresión, “hacer el amor”, le he oído yo mismo en ese sentido que indicas, de cortejo o galanteo. Las cosas han cambiado y no sólo en las expresiones. Sabemos que hoy hacer el amor es tener una relación sexual, y que los ya cada vez más breves cortejos que preceden a la primera de relación de una pareja se engloban en un término simple, “ligar”.
    ¿Por qué esa identificación amor – sexo? Es cierto que resulta difícil o imposible concebir una relación amorosa de pareja sin el goce sexual. Pero no son términos estrictamente sinónimos.
    Ha habido un paso brusco de lo erótico a lo genital, algo que se retro-alimenta con el mercado de “viagras” y demás, muy consumidos curiosamente por quienes menos lo precisarían, los jóvenes.
    No se trata de ser nostálgicos e idealizar un galanteo que alcanzó su cota más extrema y quizá ridícula en el amor cortés medieval, pero sí de reivindicar lo biográfico, lo singular de cada relación, su erotismo, frente a lo cuantitativo y biológico con que se está concibiendo ahora el “hacer el amor” que llega en sus extremos a una genitalización comparada.

  3. Joan

    Lo curioso es que el confundir el sexo con el amor es lo que ha llevado a muchas parejas a laguerra.

  4. En las traducciones de Agatha Christie de hace décadas, se usaba esa expresión en su sentido original. Adoro esas versiones, conservan cierto sabor anticuado a pesar de ser todavía relativamente recientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s