SCHOPENHAUER AD CANEM

En abril de 2006, se publicó en Editorial Cahoba la novela El silencio de Goethe o la última noche de Arthur Schopenhauer. En 2015 la reeditó Editorial Piel de Zapa con el título El silencio de Goethe. Aquí se explica de qué va.

En la novelita hay un momento en que al protagonista le apetece exponer, de forma muy sintética, su filosofía. Como está solo – y sería absurdo exponérsela a sí mismo, que se la sabe de memoria -, decide explicársela a su perrito Butz, que es el único ser vivo que tiene a mano.

Salvo algún punto oscuro, el pensamiento de Schopenhauer no es de los más difíciles de la historia de la filosofía. Al contrario, brilla por su claridad y por la amenidad y elegancia de la escritura. Esta exposición que ahora presento tiene, además, la ventaja de que está pensada para un receptor canino, con lo que el nivel de accesibilidad y de comprensión queda al alcance de cualquier lector, creo yo. Así que recomiendo vívamente seguir este

CURSO SOBRE LA FILOSOFÍA DE SCHOPENHAUER en cinco lecciones

que tendrá inicio el próximo lunes día 12 de marzo hacia el atardecer (según las coordenadas geográficas en las que existo). Se desarrollará a razón de una lección por día hasta el próximo viernes, y se anunciará por Facebook y Twitter en el momento de la publicación en este blog de cada una de las lecciones. 

A todos deseo buena lectura y feliz tránsito por la vida. 

 

4 comentarios

Archivado bajo Opus meum

4 Respuestas a “SCHOPENHAUER AD CANEM

  1. Matías W
    Matías Wiszniewer

    Perdón por el horror, debí poner «sencilla»…

  2. Matías W
    Matías Wiszniewer

    Sin dudas una gran obra, «El silencio de Goethe», tuve el placer de devorarla en versión Cahoba hace muchos años.
    Respecto de la filosofía de don Arthur, es posible que sea de lectura relativamente sensilla, pero su digestión no lo es tanto: la «negación de la voluntad de vivir» es algo que sólo algunos místicos de Oriente pueden llevar a cabo, y quizás sólo parcialmente.
    Respecto del curso, me interesa, pero vivo a màs de 10.000km de las coordenadas geográficas que intuyo 🙂
    Gratos saludos desde Buenos Aires!

Deja un comentario